martes, 5 de enero de 2010

Metida de pata!

El día de ayer comencé por ordenar mi gaveta del "nunca jamás" y sacar viejos retazos de poliéster estampado....Debo decir que con esta tela comencé a trabajar el quilting, por allá como por el año 1995 o 1996... recuerdo que había comenzado a coleccionar la revista Práctica (chilena) y de allí se me despertó nuevamente el interés por los retazos, pero como no conseguía las telas que recomendaban los artículos, las reemplazaba por popelina y poliéster del que se usa para hacer la falda de la montuna panameña... Tampoco tenía reglas, ni el "cutting mat", la navaja circular (rottary cutter)...bien, no tenía nada! tan solo la revista y uno que otro retal de otros proyectos de costura.

Al principio, me dediqué a pasar los moldes a papel, luego los trataba de pasar a la tela con la ayuda de un alfiler...nunca me quedaban exactos...pero con todo y eso hice un montón de cojines y una colchita para Pooja cuando nació...corté y corté...pero luego me cayó la pereza...Pooja tenía toda mi atención y dedicación, así que dejé a un lado los proyectos de parches y en mis ratos libres retomaba mis proyectos de tricot y crochet.

...Y después de tantos años, vuelvo a revolver aquella vieja gaveta de recortes...debo confesar, que ya no me entusiasma para nada trabajar con poliéster y popelina...de hecho, si no son telas de Cranston Village, ni las veo!
Y no es que menosprecie el bello trabajo de los diseñadores de otras compañías, realmente los admiro mucho, pero acá donde vivo, no hay mucha variedad, así que en tema de manualidades y patchwork, Cranston Village, es lo más fino o lindo que se encuentra para manualidades.

Así es que después de sacar retazos, plancharlos y separarlos me puse a armar una estrella, este era el patrón de Lonely Star, pero como solo estaba el centro, así que terminé de cortar con algodón blanco los extremos para hacer un super cojín, para el respaldar de la mecedora de mi papá.

Todo estaba muy bien...todas las piezas cortadas y presentadas sobre la mesa de trabajo, así que comencé a unir piezas, planchar, recortar excedentes (porque la parte central no estaban exactas); y todo andaba de las mil maravillas, hasta que estaba uniendo el top con la guata y la muselina... y..ooops! que metida de pata! Había invertido el orden de las piezas al coser la otra mitad!....vaya!

Como me dió pereza soltar...me dije, ah! solo es poliéster!...al final lo dejarás por allí archivado y dentro de algunos años lo volverás a sacar y algún uso le darás...así que déjalo así! ;)... y como soy re-bien mandada, continué con la labor....definitivamente no lo acolcharía a mano...así que a la máquina!

Pensé...mmm puedo prácticar con el hilo de nylon... pero como me da un poco de trabajo maniobrar con la máquina, me puse a pensar cómo lo podría hacer y me acordé de un video de You Tube, en donde las señoras acolchan a máquina usando guantes de jardinería, de esos que tienen caucho en las palmas de las manos...Y recordé que hace años había comprado unos (porque eran azules, mi color favorito); pero quedaron guardados, porque no tengo un jardín que cuidar.....Así que me puse a buscar mis guantes de jardinería.

Finalmente los encontré, manchados por el tiempo, pero muy enteros... y que delicia acolchar a máquina con los guantes de jardinería!!...el hilo de nylon, fué una excelente decisión, ya que al ser transparente, no tengo que cambiar colores para que no distorsionen el diseño del patrón...
Esta mañana lo terminé y ya para la tarde cuando llegó mi papá del trabajo, se lo había puesto en su silla mecedora.

Quedó tan encantado, que ni se fijó en el orden de los colores y dice que hoy se lo llevará a su recámara para ponerlo en su respaldar mientras ve la televisión allá ;)

Esta fué una metida de pata....pero con un final feliz! :D

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por visitar mi blog, tus comentarios son muy apreciados y siempre los tomo en cuenta para futuros proyectos.

Vistas a la página totales